Para evitar una mala colocación de anclajes químicos, he preparado una serie de consejos.

ANCLAJES QUÍMICOS

El Químico es el anclaje más seguro y polivalente que podemos encontrar en la actualidad, con una vida útil de unos 30 años y una resistencia de 30kN. Se puede utilizar en cualquier tipo de roca ya que no ejerce presión sobre ella (no expande). Esta compuesto por una pieza metálica (varilla de acero inoxidable o galvanizado que posee una argolla donde se engancha el mosqueton) y adhesivo (resina).

Normalmente los podemos encontrar con medidas de entre 10 y 14mm de diámetro (aunque los hay de diámetros especiales) y longitudes variadas a partir de 7cm.

En escalda generalmente se utilizan los de 12mm en puntos intermedios y 14mm en reuniones.

Existen varios tipos de resina:

Epóxicas: son las más resistentes, rompe antes la roca que rodea el anclaje que la fusión formada por “roca-resina-metal”,la resistencia que ofrece la unión de los elementos es extraordinaria. Es la única resina válida para pegar tensores lisos o sin estrías. No debe ser inyectada a temperaturas inferiores a +5ºC. La más conocida Sikadur-31

Epoxi – acrílicas: de resistencia comparable a sikadur-31, Su tiempo de fraguado es menor. Vienen predosificadas en cartuchos dobles pero independientes. Los cuales se mezclan en el interior de una boquilla de plástico. Es un sistema limpio, rápido y cómodo. La más conocida HILTI HY-150

Poliéster: no es muy aconsejable para usos en exteriores, ya que se ha demostrado que en ciertas condiciones de humedad o en presencia de ciertos materiales alcalinos se descomponen.

Material necesario:

Tensores

Resina y pistola inyectora.

Taladro y brocas

Soplador y escobilla

Espátula

Guantes

Gafas

Bolsa portamaterial.

Material adicional que cada uno considere conveniente en función del trabajo a realizar.

DOC¿Cómo equipar con químicos?

Debemos taladrar la roca con una broca 2mm mayor que el diámetro del tensor.

La profundidad de perforación variara dependiendo de la longitud del tensor, pero siempre la suficiente para que el anillo quede empotrado en la roca y nunca demasiada como para que no permita el mosquetoneado.

images

Inclinaremos el taladro unos 10-20º hacia abajo. De esta manera el tensor trabajara durante toda su vida útil haciendo palanca, aportando una mayor resistencia.

El agujero tendrá que ser un poco más ancho en el fondo, por lo que inclinaremos el taladro suavemente arriba y abajo, a su vez conseguiremos perforar el extremo superior e inferior del exterior del agujero, dando forma para empotrar un poco el anillo del tensor en la roca.

Limpiaremos el agujero combinando: soplador y escobilla. Soplaremos el polvo que se queda en el interior del agujero y a continuación cepillaremos bien el interior con la escobilla. Para que la resina agarre lo máximo posible deberemos limpiar minuciosamente el agujero, por lo que repetiremos varias veces esta operación.

Inyectaremos la resina lentamente desde el interior del agujero al exterior hasta llenar ¾ partes aproximadamente.

Introduciremos el tensor suavemente a la vez que lo vamos rotando, de esta manera la resina penetrara en las estrías, agujeros o rosca del tensor y ayudara a eliminar las posibles burbujas de aire. Lo introduciremos por completo, cuando la resina desborde (Algo obligatorio), limpiaremos el sobrante con el guante o espátula aprovechándolo para rematar la unión del exterior del agujero y el tensor, haciendo que el anillo asiente perfectamente en la roca.

¡Ojo! Las soldaduras siempre deben quedar hacia arriba.

No tocaremos el anclaje mientras está fraguando. El tiempo de secado de la resina viene indicado en los envases.

En rocas blandas, realizaremos un ensanchamiento interior, para que la resina haga un “armazón” alrededor del anclaje, dando mayor resistencia a la extracción. En este tipo de rocas deberíamos usar un tensor especial (entre 10 y 15mm)

Importante:

Colocar un cartel avisando cuando se podrá utilizar el anclaje.

Observaciones:

Precaución con el contacto del los productos con la piel y los ojos ya que es  altamente peligroso.

Antes de equipar debemos de informarnos bien del material que vamos a utilizar tanto de los anclajes como de las resinas: los tiempos de fraguado, caducidad del producto, mezcla de componentes, compatibilidad entre anclaje y resina… Y, sobretodo, practicar antes de emprender un equipamiento definitivo. El equipamiento de anclajes es una actividad que requiere experiencia y conocimientos técnicos (para los cuales es interesante consultar con alguien cualificado).

Es importante ser conscientes de que trabajamos en un medio natural con productos químicos. Intentemos, por lo tanto, ser lo más limpios y cuidadosos posibles con los residuos que generamos.

Nota: El autor no se responsabiliza de los posibles accidentes sufridos por el lector como consecuencia de una incorrecta interpretación o una deficiente aplicación de lo aquí reseñado.

Bibliografia:

Tino Nuñez y Josep V. Ponce. – Cuaderno Técnico de la EEAM

Christian Checa Bañuz.- Equipador.

Paginas web:

manerasdeescalar.blogspot.com

http://www.todoescalada.net